Sobre las Prótesis

Prótesis

Como he mencionado en otras secciones, no existe un tratamiento médico para recuperar el cartílago perdido. En los casos que ya existe un desgaste avanzado que impide al paciente realizar sus actividades debido al dolor que el movimiento ocasiona, la única solución son las prótesis. En esta sección resolveré todas sus dudas respecto a lo que son y cómo funcionan.

¿Qué son las prótesis?

Las prótesis sustituyen la superficie de la articulación para permitir el movimiento sin dolor. Son el resultado de al menos trescientos años de investigación, y éste procedimiento quirúrgico se considera como uno de los más exitosos que han sido desarrollados.

Aunque la idea parece simple en realidad su desarrollo ha sido lento debido a que cada articulación presenta un reto, tanto para la cirugía como para la mecánica con la que una prótesis funciona. No es igual una prótesis de hombro que una de cadera o de rodilla por las fuerzas musculares y de carga o tensión que debe resistir.

¿Por qué son necesarias?

El desgaste del cartílago es un padecimiento degenerativo causado por múltiples factores como la edad, enfermedades reumáticas, el sobrepeso, la actividad de carga repetitiva, fracturas articulares, luxaciones, inestabilidad articular e incluso la genética.

La tecnología médica actual nos brinda la oportunidad de mantener la estructura e hidratación del cartílago por más tiempo a través de medicamentos y fisioterapia. Sin embargo, no existe ninguna técnica quirúrgica o tratamiento médico farmacológico que nos permita recuperar el cartílago que ya se ha perdido.

En los casos que existe un desgaste avanzado del cartílago y éste ya no permite que el paciente pueda realizar sus actividades debido al dolor, la única solución que se ha desarrollado son las prótesis.

De qué materiales se fabrican las prótesis?

Los materiales que componen una prótesis han variado a lo largo del tiempo. Desde la colocación de una lámina de oro entre los huesos para evitar el roce de las zonas sin cartílago hasta el uso de metales como el titanio, amalgamas con cromo – cobalto – molibdeno y cerámicas.

También los componentes entre los elementos de las prótesis han variado desde los plásticos hasta los polietilenos de ultra alta densidad y aquellos de enlaces cruzados.

Actualmente se desarrollan una gran variedad de prótesis, prácticamente hechas a la medida. No solo entre un paciente y otro sino incluso entre cada miembro del cuerpo de un mismo paciente, por lo que una de cadera o de rodilla no es igual a su contraparte.

 ¿Cuándo es necesaria una prótesis?

Los criterios para la colocación pueden variar entre una extremidad y otra. Sin embargo, algo que siempre platico con mis pacientes es que la prótesis no se decide al ver una radiografía. Los cambios radiográficos que se observan en la placa nos dan una idea del desgaste del cartílago, aunque hay otros factores como la edad del paciente, su nivel de actividad pero principalmente el dolor. Es importante entender que la finalidad de las prótesis es quitar el dolor.

Si un paciente me busca para una segunda opinión, la primera pregunta que hago es:

¿el dolor te permite seguir realizando tus actividades o ya es tan alto que no quieres ni levantarte de la cama?

Parece una tontería pero cuando hay dolor, algunos pacientes me han referido que prefieren no levantarse de la cama ni para ir al baño. En ese momento se debe pensar en el uso de una prótesis.

¿Qué tipo de prótesis es la que yo necesito?

Es una pregunta con muchas respuestas. Cuando un paciente requiere una prótesis, al hacer la planeación de la cirugía se piensa en una personalizada. No es lo mismo una prótesis en un paciente que mide 1.80m y pesa 90kg que la de alguien que mide 1.45m y pesa 50kg.

No solo la altura y el peso juegan un papel en la planeación. La forma de los huesos, la musculatura, la cantidad de calcio en los huesos y la actividad son factores para decidir.

¿Cuál es su tiempo de duración?

Todas las prótesis tienen un desgaste. Imagina las partes del motor de un automóvil en movimiento al encenderse. Las piezas que están en contacto unas con las otras comienzan a desgastarse por la fricción y ese mismo principio puede aplicarse a una prótesis. Adicional a dicha fricción (también llamada tribología) de sus componentes, algunos factores a considerar son:

Es por estos factores que la mayor parte de las prótesis tienen una vida media y deben ser reemplazadas cuando el desgaste ya no permite que funcione correctamente o provoque dolor al paciente.


¿Tienes más dudas? Escríbeme y te ayudaré a responderlas.