fascitis plantar

¿Dolor en la planta del pie? Quizás sea fascitis plantar

“Te voy a contar una historia y quiero que me digas sí es parecido a lo que te sucede…”

Así es como normalmente platico con mis pacientes cuando me dicen que tienen un espolón calcáneo, mejor conocido como fascitis plantar.

En la mañana al despertar estás relativamente bien, bajas el pie de la cama y al apoyar el peso para levantarte sientes un dolor en el talón que corre hacia el centro de la planta del pie. Con cada paso el dolor se extiende pero conforme caminas se vuelve tolerable, excepto en el talón. Abres la regadera y al terminar de bañarte el dolor disminuyó. Te sientas a desayunar y al levantarte de la mesa nuevamente sientes dolor en el talón. 

Continuas tu día y notas que contrario a lo que sucedió en la mañana, conforme caminas el dolor es más agudo hasta el punto en que necesitas sentarte, pero sabes que al ponerte de pie la molestia volverá. 

¿Qué es la fascitis plantar y por qué le dicen espolón calcáneo?

La fascia plantar es un músculo de la planta del pie que va desde el talón hasta el inicio de los dedos. Su función es ayudar en la formación del arco del pie en conjunto con el tendón de Aquiles, ya que funcionan como una sola unidad.  

La fascia plantar al estar acostados o sentados se acorta, lo cual permite que el tejido lastimado por las actividades diarias se cicatrice en periodos de reposo (sobre todo en aquellos pacientes que están mucho tiempo de pie o caminando). Al estar parado la fascia se estira para soportar nuestro peso en el arco longitudinal del pie. Este ciclo provoca que la fascia se calcifique en el talón, lo que en una radiografía se observa como la imagen de un espolón. Sin embargo, el calcio no causa dolor sino la inflamación que ocurre en la fascia plantar.

¿Cómo tratar el espolón calcáneo?

Yo prefiero dividir el tratamiento en fases. Algunos médicos prefieren iniciar con los medios invasivos o infiltraciones pero yo prefiero valorar el tiempo de evolución y la intensidad de los síntomas para poder decidir en qué fase iniciar el tratamiento. 

La fase inicial siempre debe ser reducir el dolor con un antiinflamatorio que depende de la intensidad de los síntomas, la aplicación de hielo local con masaje sobre la fascia para desensibilizar, ejercicios de estiramiento de la fascia y el tendón de Aquiles que se realizan sentado en casa y una talonera para evitar la compresión sobre la fascia al caminar.

La siguiente fase es la rehabilitación para desensibilizar la fascia de forma directa e iniciar ejercicios de estiramiento de forma asistida. Si esto no resulta entonces se puede realizar una infiltración para disminuir el dolor y lograr el estiramiento de la fascia con ejercicios o incluso añadir una férula nocturna. Si esto tampoco funciona es entonces cuando se debe plantear el alargamiento de la fascia plantar a través de una cirugía.

Share your thoughts