dedo en gatillo

¿Qué es el dedo en gatillo?

El dedo en gatillo, también conocido como dedo en resorte o con su nombre oficial tenosinovitis de la polea A1, (ya saben cómo somos los médicos) es un problema de inflamación que ocurre por actividades de repetición. Al inflamarse el tendón, éste ya no puede desplazarse a través de la polea y causa que se atore. Los pacientes normalmente no le prestan mucha atención ya que al inicio solo ocurre cuando hay inflamación, pero conforme progresa el bloqueo se vuelve constante hasta que ocurre incluso en reposo.

¿Qué es la Polea A1?

La polea es un sitio de anclaje fibroso en la mano. De hecho tenemos cinco poleas en cada uno de los dedos excepto el pulgar que tiene cuatro. Las poleas pueden ser transversales o cruzadas y dependiendo de su forma y posición en cada dedo es que llevan sus nombres A ó C y 1 al 5 respectivamente. 

La polea A1 se localiza en el pliegue transverso de la palma la mano que está inmediatamente antes de sus dedos. El dedo en gatillo puede ocurrir en cualquiera de los dedos de la mano.

¿Se me traba mi dedo y me duele, qué hago?

Por lo general cuando el dedo en gatillo no tiene una larga evolución, el tratamiento se decide con base en la inflamación. Puede optarse por un antiinflamatorio y se aplica hielo local para disminuir la sensibilidad e inflamación. Cuando la mejoría es parcial se puede agregar el uso de rehabilitación para completar la desinflamación del tendón y la polea. 

¿Ya he tomado antiinflamatorios e incluso me hicieron rehabilitación y no mejoro, qué puedo hacer?

Por lo general los casos que no presentan mejoría se debe a un largo tiempo de evolución. En estos casos la opción es la cirugía y consiste en cortar la polea A1. A pesar de lo que puedan pensar, si bien la finalidad es quitar la polea dañada, el resto se conservan por lo que no hay ninguna afectación en el movimiento del dedo operado.

La liberación de la polea A1 puede realizarse de forma cerrada o abierta. Por lo general recomiendo la forma abierta ya que es muy rápida. La herida es de 1 o 2 centímetros y se hace con anestesia local. La razón es que se puede ver directamente la polea al cortarla y así estar seguro que se libere por completo. Al terminar se cierra con dos puntos de sutura y se cubre con un apósito autoadherible e impermeable para que el paciente pueda continuar con sus actividades. 

Dos semanas más tarde se retiran los puntos de sutura y listo. La rehabilitación generalmente no es necesaria ya que el paciente ha mantenido el movimiento del dedo desde la cirugía.

Share your thoughts