Artritis Séptica

Todo lo que debes saber sobre la Artritis Séptica

Muchos de los que están leyendo la pantalla deben de pensar que estoy loco al escribir sobre un tema que jamás han escuchado y que sí a mi parecer es tan peligrosa todos los médicos deberían de estar al tanto. Pues esa es precisamente la razón por la que escribo sobre la Artritis Séptica.

La artritis séptica es poco común y por esa razón es tan peligrosa pues es una enfermedad que los médicos generales no ven comúnmente, los urgenciologos no diagnostican y solo los pediatras están más familiarizados con ella. Y sí, es una patología de niños pero también la pueden padecer adultos, especialmente los adultos mayores.

Además de ser mal diagnosticada, poco conocida y peligrosa para el paciente también es una enfermedad que acarrea por lo general secuelas permanentes y un desgaste económico catastrófico en los que la padecen.

¿Qué es la artritis séptica?

En lenguaje común es una inflamación de la articulación causada por una infección. El sitio más frecuente de aparición en orden ascendente es la rodilla (50%), la cadera (en niños), el hombro, el codo, y el tobillo.

¿Qué causa la artritis séptica?

La mayor culpable en la actualidad es una bacteria que vive normalmente en nuestra piel, el Staphylococcus Aureus (estafilococo dorado), aunque hay otras bacterias que también la causan.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • El síntoma más importante que nos refiere un paciente es dolor incapacitante para el movimiento.
  • En los miembros pélvicos el paciente refiere que no tolera aplicar peso en la extremidad.
  • La fiebre solo se presenta en un 60% de los casos.
  • Puede haber enrojecimiento, aumento de volumen, aumento de temperatura y por lo general la articulación tiende a estar en flexión.

Muchos de estos síntomas también se presentan con un simple golpe, por lo que no es fácil sospecharla y no todos los médicos la toman en cuenta como un diagnóstico. Incluso estoy seguro que al leer esto te estás preguntando si ese dolor en la rodilla que te ha molestado últimamente podría ser artritis séptica. La buena noticia es que la probabilidad de que lo sea es una en cien mil.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de contraerla?

Exceptuando el caso de fracturas, los factores de riesgo para esta enfermedad son aquellos que afectan a nuestro sistema inmunológico como son:

  • Recién nacidos.
  • Los mayores de 80 años.
  • Tener diabetes mellitus mal controlada.
  • Personas con HIV.
  • Pacientes con artritis reumatoide mal controlada o mal tratada.
  • Haber sido sometido a una cirugía articular reciente.
  • Tener endocarditis infecciosa.
  • Padecer de cirrosis.
  • Historial de repetición de enfermedades de depósito de cristales (conocida como gota).
  • El uso de drogas intravenosas.
  • Las enfermedades de transmisión sexual, sobre todo la gonorrea es una de las causas más comunes.

¿Por qué es tan peligrosa?

Ya mencioné que la substancia que permite el movimiento entre un hueso y otro en las articulaciones es el cartílago y también que hasta el día de hoy no hay ningún medicamento o técnica quirúrgica que nos permita regenerarlo. La artritis séptica causa una destrucción irreversible en el cartílago de la articulación involucrada y este daño se produce tan pronto como las primeras ocho horas de evolución de la enfermedad.

¿Qué causa la artritis séptica?

Hay tres principales causas:

  • La primera es por bacteremia, es decir las bacterias llegaron a la articulación desde otro sitio de infección distante.
  • Otra es por inoculación directa, cuando la articulación entra en contacto directo con el medio ambiente como en una fractura, trauma o cirugía.
  • Finalmente, también por un contagio de bacterias desde un sitio vecino infectado.

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento debe realizarlo un ortopedista y es una de las pocas urgencias reales en nuestra especialidad.

  • Por lo general se inicia el tratamiento con estudios de imagen y laboratorios seriados.
  • En todos los casos el tratamiento es quirúrgico y debe ser urgente para poder lavar de forma directa la articulación y tomar muestras de la bacteria.
  • Por supuesto se deben aplicar antibióticos, en la mayoría de los casos de forma intravenosa y por un tiempo prolongado.

Es por estas razones que el tratamiento de esta enfermedad acarrea un desgaste económico muy importante para los pacientes.

Una vez que el tratamiento en el hospital ha terminado, el ortopedista suele apoyarse de un especialista infectólogo para continuar el tratamiento en casa.

Share your thoughts